miércoles, 20 de junio de 2018

Ahora un gato

En el cine y en los cuentos no todas las brujas han sido malas y perversas como nos han querido hacer creer, si ha habido una bruja contra toda normativa esa ha sido Kim Novak desde que ví por primera vez en mi infancia la película Me enamoré de una bruja.
Basada en una obra de Brodway de John Van Druten fue llevada al cine en 1958 por Richard Quine y protagonizada por Kim Novak, James Stewart y Jack Lemon en un espléndido papel secundario.
Kim Novak es una bruja que se aburre y no encuentra mejor solución que hechizar a su elegante y amable vecino el cual está a punto de casarse, Para hacer el conjuro de amor necesita la ayuda de su gato Pyewacket, me encanta esta escena en donde hechiza a un James Stewart alérgico a los gatos.
No es que sea un peliculón pero tiene su ternura este amor sobrenatural entre los protagonistas, es agradable de ver y te mantiene delante de la pantalla hasta el final del metraje a pesar de vislumbrarse el feliz desenlace.


                                                                      La niña del gato
      Acrílico, pan de plata, papel alto gramaje (300 gr.), encolado a madera, bastidor. 50x50 cm.







No hay comentarios:

Publicar un comentario